miércoles, 1 de febrero de 2017

Se acaba la crisis para las flores



Se recupera la costumbre de enviar flores a nuestros difuntos

 

Según empresas del sector, consultadas, como Flor10, con más de 4.700 floristerías asociadas, las ventas están en estos momentos, en los niveles previos al comienzo de la crisis, lo cual supone un respiro muy fuerte para el sector. 

Foto cortesía de FLOR10
La muerte forma parte de la vida, tenemos que vivir con este echo, y recibir flores cuando fallecemos, es una costumbre arraigada en nuestra sociedad, es una manera de expresar nuestro sentir y de dar las condolencias a los familiares del difunto.
Foto cortesia de FLOR10

Cuando empezó la crisis, los envíos florales para nuestros difuntos cayeron de una manera muy drástica. Lógicamente, enviar un arreglo floral para un difunto, a una familia española, podía suponerle el prescindir del pago de una factura, o si vamos más allá de comer. Podía ser un artículo de lujo.

Ya parece que las floristerías empiezan un poco a respirar. Todos sabemos que los trabajos funerarios son uno de los ingresos más fuertes de nuestros floristas.

Las costumbres van cambiando, en lugar de enviarse coronas, que era lo más habitual anteriormente, ahora se envían centros funerarios del mismo importe que éstas, para posteriormente llevarlos a la Iglesia y lucirlos en la ceremonia.

Foto cortesía de FLOR10
Tanto las empresas, como los particulares, vuelven a coger la costumbre de enviar trabajos funerarios que con la crisis, había bajado aproximadamente un 30% este tipo de envíos y a fecha de hoy ya estamos en los niveles anteriores.

Gracias a los difuntos, las floristerías están saliendo de la crisis.
Foto cortesía de FLOR10