viernes, 24 de febrero de 2017

Los Guerreros de Xian – El ejército de terracota



Ocho mil guerreros custodiaban la tumba del Primer Emperador de China




En 1974 un campesino descubrió por casualidad el primero de los ocho mil que más tarde desenterraron, en la provincia china de Shaanxi. Bajo la cúspide de una pirámide, hoy hundida, un palacio subterráneo alberga los restos de Qin Shihuang di, “el primer emperador” de China (259-210 a.C.)
Ejército guerreros de terracota



Los artesanos del primer emperador chino se afanaron en construir un modelo de la tierra, igual que el que conocían, para que su emperador tuviera donde gobernar en el “Más Allá”.



Cuentan las leyendas, que los agricultores lugareños, desenterraban trabajando las tierras a golpe de pala, cabezas de los guerreros y asustados las volvían a enterrar. En 1974 la región sufría una severa sequía y los campesinos buscando agua, cavaban pozos más profundos de lo habitual. Yang Zhifa, agricultor, después de cuatro metros excavando, descubrió el cuello de una de las esculturas de terracota. Se acababan de despertar los “Guerreros de Xian”.
www.inmemoryd.com




Estos agricultores,  improvisados arqueólogos, siguieron excavando hasta dar con el suelo de ladrillo. Sospechando que habían hecho un gran hallazgo informaron a las autoridades y la zona se llenó de arqueólogos e historiadores.



Lo que se encontró no tenía precedentes. Hasta el momento han aparecido más de 8.000 soldados de tamaño real, uniformados de acuerdo a su rango, con armadura y pintados de brillantes colores. No hay dos guerreros iguales. Aparte de los guerreros y sus caballos se han encontrado también, materiales como espadas recubiertas de cromo todavía afiladas, mecanismos de ballestas automáticas y puntas de flechas.
Todavía se aprecian los colores de las pinturas



Sin embargo, durante las excavaciones se ha visto que numerosos soldados habían sido desprovistos de sus armas y muchos habían sido destruidos. La historia china, cuenta que tras la muerte del emperador, se sucedieron muchas revueltas y en una de ellas, los rebeldes entraron en la tumba del emperador, la saquearon y quemaron en su huida, las estructuras de madera que había en el recinto. 


Los restos calcificados se fueron cubriendo poco a poco por tierra y vegetación y así quedo sellado y oculto el destino de los guerreros de Xian.



- Síguenos en nuestro blog para estar al día en nuestras publicaciones.
- Visita nuestra página  www.inmemoryd.com