jueves, 23 de febrero de 2017

Turismo de cementerio



Los cementerios abren sus puertas a los turistas






El turismo de cementerio, o necroturismo tiene mucha trascendencia en Europa. En España va dando sus primeros pasos, y son cada vez más los cementerios que abren sus puertas a los curiosos y visitantes. En algunos de ellos ya están organizadas de antemano rutas específicas.

Muchos entienden que el cementerio es un elemento arquitectónico de importancia cultural, con lo cual se motiva el interés de visitarlo como una actividad turística más. Cerca de unos veinte cementerios españoles están reconocidos como de interés turístico.

En Washington, está el cementerio militar de Arlington. En Graceland, Memphis, está la tumba de Elvis Presley. En Buenos Aires, Argentina, está el cementerio de la Chacarita, donde está la tumba de Carlos Gardel.
Cementerio Arlington - Washington

En Europa existe desde hace mucho tiempo conciencia del uso del patrimonio funerario. Hay cementerios o camposantos muy visitados en ciudades como París, Londres, Praga, Roma o Viena.  Se ha demostrado la importancia de este tipo de turismo y se considera a los camposantos como espacios urbanos ligados a la historia y cultura de cada ciudad.


En España, hay cementerios muy visitados, como es el municipal de Granada, el de Polloe de San Sebastián, el de Santa Isabel en Vitoria-Gasteiz, el de Ciriego en Santander, el de Chipiona en Cádiz, donde se visita la tumba de la “más grande”,  Rocio Jurado,  en el de Montjuïc en Barcelona, podemos visitar la tumba del pintor surrealista Joan Miró. Hay en estos cementerios conjuntos escultóricos y  arquitectónicos de estilos tan variados como el art noveau, el neoclásico, el neogótico o el romántico. Todos los años se celebra el concurso del cementerio más bonito del país.
Cementerio Santa Isabel - Vitoria

El objetivo del inicio de esta organización para este tipo de turismo es apoyar al cementerio para difundir el valor de sus hitos funerarios y recaudar fondos para la conservación de los mismos.

El tanatoturismo, como también se conoce, tiene defensores y detractores. Los defensores alegan que se trata de una nueva manera o concepto de hacer turismo y que aleja a visitantes de monumentos más convencionales, y a la vez fomenta la conservación de unos espacios que guardan un gran patrimonio histórico, artístico y social.
Los detractores, rechazan esta forma de hacer turismo ya que dicen que la llegada de visitantes a los mismos pondría en peligro la conservación de los cementerios, a la vez que la tranquilidad, que dicen que tienen que tener estos lugares.
Siguenos en nuestro blog, para estar al día en nuestras publicaciones.