martes, 7 de marzo de 2017

Los Moais de la Isla de Pascua



No hay otro lugar en la tierra que esté tan aislado en el mar como la polinesia chilena. Así de especial es la Isla de Pascua y esto le otorga un aura de fascinante misterio y autenticidad



Moais en la Isla de Pascua

Es el lugar de las misteriosas figuras de piedra conocidas como moai, que habitan por toda la isla. Estas figuras son todo un símbolo.

El primer gran enigma científico de la Isla de Pascua (“Rapa Nui” en el dialecto aborigen), son las más de 900 estatuas gigantes de piedra que pueblan la isla. Los moai forman parte de la cultura actual de los isleños, por lo que se supone que fueron erigidas por una civilización anterior prácticamente desconocida. Su gran envergadura (20 metros de altura), plantean un problema tecnológico relacionado con su transporte y su emplazamiento. No se sabe como llegaron hasta la Isla.

Estas miran hacia el interior, como protegiendo a los habitantes del exterior. Ellos pensaban que eran los únicos habitantes del mundo porque el resto se había inundado. Se sentían muy inseguros y estas figuras gigantes y ancestrales les protegían del exterior.




El Capitán Cook visitó la isla y sus habitantes le dijeron que eran figuras de sus antepasados. Conocían a todas las estatuas por su nombre, aunque son muy parecidas todas ellas. Debajo de la cabeza, los moais tienen un gran cuerpo enterrado.

También se ha descubierto que la isla, milenios atrás, había estado totalmente cubierta de bosques de palmeros, pero éstos, desaparecieron súbitamente.

Se dice que los antiguos habitantes de Rapa Nui habían sobreexplotado los recursos naturales de la isla hasta desforestarla, lo cual produjo un colapso ecológico y cultural.

También se sugiere que la sociedad habría sido víctima del contacto prolongado con la civilización occidental y éstos, les contagiaron enfermedades infecciosas.

Los arqueólogos han descubierto un sistema que los habitantes crearon para conservar las cosechas, que consistía en cubrir de piedras el terreno para conservar su humedad. También tenían un sistema de riego sofisticado, ya que no tenían ni ríos ni riachuelos. Conseguían sacar agua de los cráteres volcánicos.  Es una de las civilizaciones más ricas del mundo antiguo, con su propio sistema de escritura, una cultura tremenda y fantástica. Se destruyó todo. Es una civilización destruida.

Se dice que lo que les sucedió a los habitantes de la isla de Pascua, nos puede pasar también a nosotros. Era como un pequeño mundo, que se asemeja mucho a nuestro mundo global, el cual lo estamos destruyendo poco a poco, como hicieron ellos con el suyo. Es una seria advertencia. Los recursos que tenemos son limitados, la población crece y debemos ser cautelosos.

Síguenos en nuestro blog para estar al día en nuestras publicaciones.



Visita nuestra página www.inmemoryd.com