viernes, 12 de mayo de 2017

Las artes marciales y sus valores



Muchos grandes maestros de las artes marciales coinciden en que con el paso del tiempo interactúan con  la realidad exterior que rodea al que las practica



www.inmemoryd.com

La filosofía de las artes marciales es entender que cualquier practicante lucha por superarse a sí mismo, debe vivir y actuar como un ser humano ejemplar y que un arte marcial no es una secta, ya que no buscan la sumisión a un líder, sino que ofrecen a sus practicantes un camino para mejorarse a sí mismos.

Para practicar las artes marciales, se requiere siempre de una gran vocación y pasión, algo que en occidente no es tan apreciado como en oriente. La mente del principiante debe estar abierta siempre a aprender cosas nuevas, nunca hay que dejar de creer que ya no hay nada por aprender.

Representan un largo camino, que hay que comprender y también hay que manejar una cantidad considerable de técnicas más o menos elaboradas de “defensa personal”. Para esto se requiere y se gana en el constante crecimiento personal y el autoconocimiento físico, incluso orgánico, del cuerpo (posibilidades, límites, coordinación motora, reflejos, elasticidad, resistencia física, así como en lo intelectual y espiritual, se desarrolla lo más íntimo en la persona, su fuerza de voluntad, su moral y otros aspectos más personales). 

Las Artes Marciales son mucho más que un deporte. Es una aventura personal, como la vida propia y se requiere de un gran trabajo. 

El viejo código moral de los samurái, hablaban de la honradez y justicia, valor heroico, compasión, cortesía, honor, sinceridad absoluta, deber y lealtad. Valores a ejercer ante sus superiores y ante el resto de las personas y colegas. Estos valores son aplicables en el día a día.

La verdad es que practicar las artes marciales es una forma de vivir, que no cabe duda, que llevada a su esencia, nos haría a todos, mejores personas.



Siguenos en nuestro blog para estar al día en nuestras publicaciones. 
Visita nuestra pagina www.inmemoryd.com