miércoles, 10 de mayo de 2017

La muerte más divertida



Los ataques repentinos de risa pueden ser mortales



www.inmemoryd.com

No cabe duda de que la risa es la mejor medicina para muchos de nuestros males, pero también puede tener consecuencias graves para la salud.



En estudios registrados de pacientes de 1946 hasta ahora, descubrieron que un repentino ataque de risa puede causar una parada del corazón, el desgarro de la garganta e incontinencia. También puede provocar una rápida inspiración y causar la inhalación de cuerpos extraños y provocar ataques de asma.



Pero mencionado esto lo que está claro es que reírse tiene un impacto de lo más positivo para la salud. Reduce la rigidez de la pared arterial, con lo cual alivia la tensión. Se dice que la risa genuina durante todo el día ayudó a los participantes de un estudio a quemar 2.000 calorías y bajar el nivel de azúcar en la sangre en los diabéticos y se dice que también mejora la fertilidad.


¿Y por qué nos dan ataques de risa? 

La risa está relacionada con la alegría y felicidad, con la diversión y con lo cómico. Pero tiene una función fisiológica y socializadora. Podría estar relacionada con funciones superiores y propósitos sociales y si la evolución la ha mantenido, tiene sentido pensar que su función no es meramente fisiológica.


Es una forma de comunicación innata y comienza aproximadamente a los cuatro meses de vida. Podría incluso ser una forma ancestral de comunicación heredada de los primates y totalmente relacionada con el lenguaje.
Lo que no tiene ninguna duda, es que es un potente imán de apoyo social.
A veces, un ataque de risa, se presenta en el momento menos oportuno, cuando el resto de los presentes está en silencio. Cualquier cosa puede provocarlo. Un viejo chiste, un comentario tonto en un aula llena, que en teoría no tiene mucha gracia, lo más seguro es que provoque una risa discreta, pero en algunos momentos, alguien lo puede encontrar excesivamente gracioso y puede provocar un ataque de risa colectivo incontrolable.
A menos que tengamos una vida amargada y carente de cualquier forma de sentido del humor, todos hemos pasado por atacarnos de risa en algún momento y lo que está claro es que es algo inolvidable.



¡El día más irremediablemente perdido es aquel en que uno no se ríe! 

Siguenos en nuestro blog para estar al día en nuestras publicaciones. 
Visita nuestra pagina www.inmemoryd.com